El negocio en Iberoamérica de Endesa registró un beneficio de 125,9 millones de euros en los tres primeros meses del año, un 39% menos que en el mismo periodo del ejercicio anterior, debido a un peor rendimiento operativo y a la menor generación en Chile y Colombia, anunció hoy la compañía.
Los ingresos alcanzaron 2.016 millones de euros, un 9,3% menos, mientras que el beneficio bruto de explotación (Ebitda) se situó en 692 millones de euros, lo que supone un recorte del 11,5% con respecto al mismo trimestre de 2008. El beneficio de explotación cayó un 17%, hasta 527 millones.

La compañía presidida por Borja Prado explica que la diversificación de su cartera, tanto en términos geográficos como en actividades, le ha permitido amortiguar la caída en el beneficio.

En el área de generación, el resultado operativo se redujo un 37,2% debido al peor rendimiento en Chile, Colombia y Perú, que quedó compensado por la mejora en los resultados en Argentina y Brasil.

Por su parte, el negocio de distribución registró un resultado operativo de 255 millones de euros, un 19% más, gracias al mejor rendimiento de las filiales de Brasil y Perú.

Endesa recuerda que Fitch y Standard & Poor's han mejorado recientemente sus notas acerca del negocio en Iberoamérica, y cifra en 4.500 millones de euros las inversiones previstas en la región en los próximos cuatro años.

Estas inversiones se destinarán al mantenimiento y expansión de las operaciones. De los 4.500 millones, dos tercios se destinarán al mantenimiento y un tercio a la expansión del negocio.

Para 2010, Endesa prevé invertir cerca de 1.200 millones en Iberoamérica, de los que 375 millones se dedicarán al mercado chileno.