A corto plazo se mantiene por encima de un importante soporte en 18 euros, donde trata de establecer un suelo, cuyas primera zona de resistencia se sitúa en 21 euros.

Dos datos llaman la atención en sus indicadores lentos.

Por un lado la pérdida de la tendencia alcista de mejor comportamiento respecto al IBEX35 desde el año 2013 y por otro el giro a la baja incipiente que se produce en su indicador trimestral, siempre inicio de importantes movimientos en el largo plazo. Todo sugiere el establecimiento de un techo en 22,2 euros, máximos de mayo.

El consenso otorga a Endesa precios objetivo de 20 euros, con predominio de opiniones de mantener/vender.

Recomendación: AL MARGEN (medio plazo)