En la jornada de ayer conocimos la actualización del informe de Perspectivas Económicas Mundiales del FMI. En el citado informe, la institución revisó al alza el crecimiento mundial para 2.011 hasta el 4,4%, frente al 4,2% previsto en octubre.

Para Estados Unidos, el crecimiento quedó revisado al alza, hasta 3% frente al 2,3% previsto anteriormente. Revisión significativa que el Fondo atribuye a la decisión de prorrogar durante dos años más, el programa de recortes fiscales Bush. En el caso de América Latina y el Caribe, el Fondo decidió elevar su previsión de crecimiento del 4% al 4,3% para 2011. Para Brasil, el Fondo prevé un 4,5% de crecimiento en 2011 (+0,4) mientras que para México la estimación es del 4,2% este año (+0,3%). Para la zona euro, la previsión se queda sin cambios en 2011, al 1,5%. Y tampoco hubo cambios para los países emergentes y en desarrollo, en los que las previsiones son globalmente estables, del orden del 9,6% para China y 8,4% para India.

Efectivamente los desequilibrios entre las distintas economías son evidentes y la recuperación “a dos velocidades” de la economía mundial, también. Las economías emergentes serán las encargadas de impulsar el crecimiento mundial aunque para ello, deberán lidiar con los efectos de una inflación al alza. Y es que el considerable encarecimiento de las materias primas (fundamentalmente alimentos y energía) y la constante y desorbitada creación de dinero por parte de los EE.UU, se ha reflejado en forma de inflación para las economías emergentes. No obstante y teniendo en cuenta que de estas economías depende fundamentalmente el crecimiento económico, considero apropiado incluirlas en nuestras carteras.

Para ello primero vamos a analizar el índice que recoge el comportamiento de las economías emergentes.



Efectivamente, en él evidenciamos un contundente movimiento alcista que arranca en marzo de 2.009, nos lleva al día de hoy y deja al índice a tan solo un 17% de distancia de los máximos que se dejaban en octubre de 2.007. Así, el índice muestra una gran fortaleza; fortaleza que seguirá en el futuro en la medida que el índice se mantenga por encima de los 1.000 y en la medida que estos países controlen y gestionen los peligros de una elevada inflación.

No obstante, en los últimos meses podemos evidenciar “cierta dificultad” al marcar nuevos máximos y alejarse de los mismos. Es por ello que en el corto plazo más inmediato no descartamos una cesión de posiciones a modo de consolidación de los últimos avances. Dicho esto, pensamos que el buen comportamiento de las economías emergentes continuará en el ejercicio 2.011 y por tanto, el índice dará continuidad a la solidez que presenta desde el pasado marzo de 2.009, con una continuidad alcista. Para participar de este buen comportamiento esperado, podemos recurrir a un ETF que replique el movimiento de estas economías como es el caso de: DB x-trackers MSCI Emerging Markets TRN Index ETF (ISIN: LU0292107645) y el iShares MSCI Emerging Markets ETF (ISIN DE000A0HGZT7).

Y para finalizar me gustaría decirles que dentro de los emergentes y en línea con las estimaciones del FMI a las que les hacía referencia al inicio del informe, espero un mejor comportamiento en China, India e Indonesia. Para ello, el Fondo de Swiss & Global Asset Management “JB Multistock Chindonesia B” (ISIN: LU0529499989), podría ser una buena alternativa.