El Tribunal de Justicia de la UE ha confirmado una decisión de la Comisión Europea que obliga a la compañía francesa France Télécom a reembolsar al menos 798 millones de euros de ayudas públicas contrarias a la legislación comunitaria. El caso se remonta a 2004, cuando Bruselas declaró ilegal la derogación de tasas profesionales que el Estado francés había concedido al operador de telecomunicaciones entre 1994 y 2002. La Comisión obligó a la compañía a reembolsar a las arcas estatales el dinero que se había ahorrado en virtud de tal exención, pero no fijó con precisión su montante, sino que lo situó en una horquilla entre 798 y 1.140 millones de euros más intereses.