El Tesoro se coloca la segunda medalla por esta semana al lograr vender en el mercado más deuda de la prevista. En total, este jueves ha colocado 4.610 millones de euros en notas a 3, 4 y 10 años, superando así el máximo previsto de 4.500 millones. Lo ha hecho en un entorno favorable, con la prima de riesgo por debajo de los 400 puntos básicos gracias a las especulaciones que apuntan a que España pedirá la ayuda del BCE más pronto que tarde.

En el tramo de bonos a 3 años se han adjudicado 1.637 millones a un tipo marginal del 3,266%, frente al 3,774% de la anterior subasta de estas características. El nominal solicitado ha ascendido a 4.279 millones, superando en 2,6 veces lo colocado (vs. 1,8 veces en la anterior ocasión).

En bonos a 4 años ha vendido 1.464 millones, aunque el nominal solicitado ha ascendido a 3.740 millones, 2,6 veces lo ofertado (vs. 1,9 veces en septiembre). Se ha colocado a un tipo marginal del 3.999%, por debajo del anterior 4.694%.

En los bonos a más largo plazo, los de 10 años, ha adjudicado 1.513 millones, frente a los 2.843 solicitados. El tipo marginal de este tramo se ha ubicado en el 5.468%, ligeramente por debajo del anterior 5.70%. La demanda ha sido un 1,88% superior a la oferta, aunque en la última subasta de estas notas se elevó al 2,85%.

Si atendemos a los ratios de cobertura, cabe destacar que en los bonos a 3 años el interés comprador ha sido superior a la anterior subasta, mientras que en las notas a una década desciende. Esto es debido a que el mercado descuenta que España solicitará la asistencia del BCE que podría materializarse en compra de deuda a 2 y 3 años, mientras que los tramos más largos quedarían a la suerte del mercado.

Esta subasta, además, se ha celebrado en un contexto de mayor calma que la anterior, debido a que ayer Moody's confirmó su decisión de mantener el rating de España en Baa3 con prespectiva negativa, a un paso del 'bono basura'. La degradación de nuestra deuda en un escalón más habría hecho saltar todas las alarmas, pues muchos fondos de inversión no habrían podido acudir a esta subasta al tener prohibida la inversión en 'bonos basura'.