La filial estadounidense de Banco Santander,  Sovereign Bancorp ha demandado al Gobierno federal por 235 millones de dólares en impuestos, penalizaciones e intereses relacionados con un complejo acuerdo fiscal que, según el Servicio de Ingresos Internos, carecían de "fundamento económico e interés empresarial". En la denuncia presentada ante un tribunal de distrito en Boston, Sovereign dijo que selló un acuerdo financiero con Barclays PLC en 2003 y 2004 y que dicho pacto garantizaba la financiación de1.150 millones de dólares a un tipo por debajo de su coste normal.