El sector automovilístico está a punto de entrar en una fase expansiva traducida en una menor preocupación acerca de insolvencia y quiebras y en unas expectativas de aumento de la rentabilidad. Esta es una de las conclusiones del Estudio Global 2008 del Sector de la Automoción, elaborado por la consultora KPMG. El informe apunta también que disminuyen en el sector los temores por el exceso de la capacidad de producción, al tiempo que el crecimiento de mercados emergentes como China está siendo mayor de lo previsto