La industria automovolística china puede ser una masa de nombres desconocidos, pero el coche de moda en China incorpora un símbolo que reconocería al instante.

Con su cruz dorada, el New-Sail de Chevrolet nos resulta mucho más familiar, como el Volt o el Malibu. Pero mientras el New Sail es uno de los modelos más vendidos de General Motors (NYSE: GM) -se vendieron casi tantas unidades el mes pasado que las que se estiman para el Volt durante este 2011- no es un modelo que realmente vayamos a ver pronto en EEUU. Con el New Sail, GM es el primer fabricante de coches a nivel global en lanzar un modelo pequeño y de precio asequible, fabricado totalmente en China.

Este hecho es tan sólo una pequeña parte de la gran historia que está volviendo a hacer renacer a GM. Pero es una historia que nos llega con una gran advertencia.

La mayoría de empresas norteamericanas liderando un nuevo y dudoso mercado.

China es un creciente e importante mercado para grandes fabricantes como Ford (NYSE: F), Toyota (NYSE: TM), incluso la India Tata Motors (NYSE: TTM), pero ninguna tiene una presencia en China que se compare con la de General Motors. GM vendió más de 2.3 millones de vehículos en China durante el pasado año, lo que supone un récord para un fabricante extranjero. Esta cifra supone un incremento del 29% sobre un 2009 que fue impresionante y bastante por encima del siguiente competidor extranjero en el país, Volkswagen.

De hecho, GM vendió más vehículos en China (2,351,610) que los que vendió en EEUU (2,215,227), o mejor dicho, GM y sus socios vendieron todos esos vehículos. Los números chinos de GM traen una gran aviso: como otros fabricantes mundiales, las ventas y fabricación de Genetal Motors en China se realizan a través de joint-ventures con empresas locales. GM tiene tres diferentes joint-ventures en el país, y mientras GM sigue teniendo el derecho a contar todos esos vehículos como propios, los beneficios se dividen con sus socios.

Esto se confirma echando una mirada a los beneficios de GM, . El beneficio neto del tercer trimestre para la división norteamericana de GM fue de 21,500 millones de dólares, frente a algo menos de los 9,000 millones obtenidos en sus operaciones internacionales, un grupo liderado por el mercado chino. Es una gran diferencia, pero lo más trascendente es que ambas divisiones producen aproximadamente el mismo número de coches durante el mismo período.

Artículo completo en fool.com

Chevrolet New Sail