El Royal Bank of Scotland (RBS), segundo banco del Reino Unido, venderá activos inmobiliarios por valor de 900 millones de libras (unos 1.300 millones de euros) para pagar su parte en la compra conjunta del ABN con el Santander y el belga-holandés Fortis, según el diario "Financial Times". Esa venta incluirá las oficinas centrales en Londres de su entidad de banca privada, Coutts, conocida como el banco de la Reina por tener como cliente a la familia real británica. Según el diario, el RBS ha ofrecido a varios posibles pujadores esos activos, cuya venta será contra arrendamiento (la entidad seguirá en el mismo local aunque en régimen de alquiler).