Toda la plana mayor del Banco Central Europeo se ha lanzado este martes a hacer declaraciones para defender la solvencia del país heleno y aniquilirar cualquier atisbo de duda sobre un posible segundo rescate.

El economista jefe del Banco Central Europeo (BCE), Jürgen Stark, asegura que la ayuda financiera a Grecia 'no es un pozo sin fondo, pero pienso que lo que hemos puesto en marcha hace un año con el Fondo Monetario Internacional es un programa realista que debe aplicarse'.

En declaraciones a la radio alemana Bayerischer Rundfunk, Stark se ha mostrado convencido, además, de que a pesar de las múltiples deudas que debe aguantar el país heleno, 'no es un país insolvente' y niega que una reestructuración del rescate financiero sea la solución al problema.

Pero Stark no es el único que ha salido al paso del goteo de rumores sobre la más que probable quita de Grecia. Su colega dentro del organismo comunitario, el miembro del Consejo Ejecutivo del Banco Central Europeo Lorenzo Bini Smaghi tilda de 'suicidio político'  una posible reestructuración de la deuda soberana helena que podría llegar a ser un 'acontecimiento económico y social dramático'.

Lorenzo Bini Smaghi ha sentenciado que esta situación 'arrastra a muchos a la pobreza, como ha demostrado la experiencia' durante una conferencia pronunciada en Florencia. El miembro del BCE ha alertado, además, contra la 'ilusión cada vez más extendida entre los legisladores europeos' de que la gobernanza económica de la eurozona se puede fortalecer delegando en los mercados financieros la selección de las políticas adecuadas, especialmente en materia presupuestaria, en vez de incrementando las responsabilidades de las instituciones'.