La intervención del Banco de Brasil en el mercado de divisas no es suficiente. Apenas cuatro días después de que la autoridad monetaria anunciase que dedicará 60.000 millones de dólares hasta finales de año para frenar la caída del real, los inversores continúan desprendiéndose de la moneda carioca.
El Banco Central está dispuesto a invertir 500 millones de dólares diarios de lunes a jueves en el mercado de futuros y para el viernes se reserva otros mecanismos. El objetivo de la autoridad monetaria es convencer a los mercados de que harán lo necesario para evitar que el real siga perdiendo valor frente a la mayor parte de las divisas del mundo.

Sólo contra el dólar ha perdido ya alrededor de un 20% desde que se inició el año. Además de la situación macroeconómica en el país, el posible tapering en Estados Unidos hace que los inversores prefieran ahora los activos norteamericanos.

Hoy el real sigue su tendencia y se deprecia frente al dólar. La divisa brasileña ha llegado a caer más de un 2% frente a la americana. El USDBRL cotiza está en el nivel del 2,3877 (BRLUSD: 0,4193)

Intradiario del BRLUSD


Fuente: Bloomberg

A pesar del anuncio de la pasada semana, algunos medios de comunicación indican que la autoridad monetaria habría invertido ya alrededor de 40.000 millones de dólares desde enero.

Novedades en política monetaria

Por lo demás, esta semana podría haber novedades en cuanto a política monetaria. Se espera una subida de los tipos de interés de medio punto hasta dejar el precio del dinero en el 9%. Tanto el gobierno como el Banco Central están comprometidos con el objetivo de mantener controlada la inflación.

El viernes también se conocerá el dato del PIB del segundo trimestre. Los analistas de Barclays creen que podría haberse expandido a mayor ritmo que en los tres primeros meses del año. Ellos calculan que habría crecido un 2,3% en tasa interanual.

Sin embargo, pese a esta mejora, los analistas de Barclays consideran que no es momento para apostar por el real. Concretamente aseguran que “no vemos un momentum para construir posiciones ya que la confianza sigue cayendo, lo que podría afectar a la divisa”.