El Royal Bank of Scotland entra a formar parte de las quinielas sobre aquellas entidades que necesitan la ayuda del Gobierno del Reino Unido y la rumorología le hace perder un 24,65% hasta 1,116 peniques. El ejecutivo podría invertir hasta 45.000 millones de libras en tres bancos del país y uno de ellos podría ser el RBOS. El Ministro de Hacienda Alistair Darling y el Gobernador del Banco de Inglaterra Mervyn King se reunieron ayer tarde con el CEO de RBS Fred Goodwin y sus colegas en Barclays y Lloyds TSB para hablar de la posible inyección de capital, según dijeron las fuentes, que prefirieron mantener el anonimato porque la reunión era confidencial.