El precio del barril de petróleo de la OPEP a alcanzado los 90,17 dólares, 1,57 dólares menos que la jornada anterior. Esta bajada en un 1,7% de ayer fue atribuida en parte a una renovada expectativa de que la OPEP, que controla cerca del 40% de la producción mundial de crudo, decida aumentar su oferta en la reunión prevista para el 5 de diciembre en Abu Dhabi. También el temor a una recesión en Estados Unidos, el mayor consumidor mundial de crudo, tiende a aliviar la presión alcista porque puede frenar el crecimiento de la demanda energética.