La economía británica se contrajo en el tercer trimestre ligeramente menos de lo estimado en un principio, según cifras oficiales publicadas el miércoles, pero no es probable que la revisión calme los temores a que el país esté tardando más en salir de la recesión que muchas otras grandes economías.

El Producto Interior Bruto entre julio y septiembre se contrajo un 0,3% trimestral y un 5,1% interanual, según la oficina nacional de estadísticas.

El resultado está en línea con la previsión del mercado pero probablemente decepcionará a los que esperaban una mayor revisión al alza de la cifra.

El dato provisional del PIB del tercer trimestre mostraba un descenso del 0,4% trimestral y del 5,2% interanual, tras la contracción del 0,6% trimestral y el 5,5% interanual de los tres meses cerrados en junio.