Segundo día de resurrección para Wall Street. Su principal indicador, el Dow Jones, incrementó su cotización un 0,07% hasta 12.402,76 puntos. De la misma manera, Nasdaq y S&P 500 culminaron la sesión de verde. El tecnológico subió un 0,78 (2.782,92 puntos), mientras que el S&P 500 lo hizo en un porcentaje del 0,40, hasta alzarse con los 1.325,69 puntos. El precio del barril de crudo disminuye hoy hasta los 100,31 billetes verdes, mismo comportamiento que el oro, que echa el cierre con el precio de la onza en 1.519,50 dólares. En el mercado de divisas, un euro se cambia por 1,4133 dólares.


Un dato macroeconómico. El PIB de Estados Unidos cerró el primer trimestre en positivo, con un crecimiento del 1,8%, que se mantuvo por debajo de las previsiones.

Además, según una serie de analistas, que redujeron sus previsiones del PIB de Estados Unidos para el segundo trimestre, por el impacto que el terremoto japonés estaba teniendo en la industria del automóvil, la economía americana podría verse afectada más de lo esperado por el desastre natural nipón.

Microsoft apoya unos precios más altos en las aplicaciones para dispositivos móviles de desarrolladores externos, con la intención de conseguir mejores productos. A este respecto, un directivo de la compañía declaró que “preferiría desarrolladores que vendieran menos de un millón de descargas pero que llegaran al millón de dólares”. La compañía de Bill Gates cerró con una subida del 1,98% en su cotización, hasta 24,67 dólares el precio de su acción.

En boca de General Electric, la energía solar podría ser más barata que la electricidad generada por los combustibles fósiles y los reactores nucleares en un periodo comprendido entre 3 y 5 años. “Si pueden obtener electricidad procedente de la energía solar a 0,15 dólares el kWh o menos, va a suponer que tengan un montón de gente que quiera energía solar en casa”, declaraba un dirigente de GE. Hoy, en Nueva York, culminó con un incremento del 1,04%, hasta plantarse en 19,42 dólares.

EasyJet está en conversaciones con Airbus y Boeing para realizar un pedido de aviones de un solo pasillo, aunque éstas se están desarrollando “lentamente” ni han especificado el número de aviones que necesitan. La segunda compañía más importante de bajo coste, cuenta en su flota con mayoría de aviones fabricados por Airbus, con más de 200 en sus filas. Boeing acabó en 76,66 dólares al acción, al aumentar un 0,45% su cotización.