El número de desempleados en Reino Unido alcanzó entre febrero y abril su pico más alto desde noviembre de 1996, hasta situarse en los 2,26 millones de personas, según datos publicados hoy por la Oficina Nacional de Estadística (ONS, en sus siglas en inglés). La tasa de paro es ya del 7,2%, la más elevada desde julio de 1997 y la más alta registrada con los laboristas en el poder, pero aún así la evolución del mercado laboral ha sido menos dramática de lo previsto por los expertos, que habían calculado que el número de personas sin trabajo sería mayor en el trimestre transcurrido hasta abril. El total de parados se ha incrementado en 232.000, por debajo de las estimaciones apuntadas, al igual que la cifra de demandantes de prestaciones por desempleo, que creció en 39.000, un tercio menos de los 60.000 vaticinados por los analistas y el menor crecimiento de esta variable en diez meses. Aún así, la tasa en este caso se sitúa en el 4,8%, la más alta desde noviembre de 1997.