El índice Ifo, que mide el clima empresarial de la economía alemana, se situó en abril en los 102,4 puntos, frente a los 104,3 puntos previstos por el mercado.