El Ibex35 retrocedió posiciones y marcó en los 7990 puntos su último precio. Lo hizo de la mano de Telefónica – que descontó más del 4.9% de su cotización tras la colocación acelerada de cerca de un 3% de su capital – y del sector financiero. ¿Sobre Chipre? Poca novedad salvo que continúa el tira y afloja en torno a la seguridad de los depósitos bancarios. En el mercado de deuda, la prima de riesgo en los 359 puntos básicos con un euro que retrocede hasta los 1.2830 dólares. 


Jornada de inestabilidad y muchas dudas en la renta variable nacional. El Ibex35 despidió la sesión con una caída del 1.8% que le llevó a los 7990  puntos. ¿Y ahora? No parece descartable que el Ibex35 baje hasta los 7950-7895 puntos, explica Luis Francisco Ruiz, director de análisis de estrategias de inversión. Y es que pesa, y mucho, la gestión que están haciendo los líderes de la Eurozona sobre Chipre. Si ayer era el presidente del Eurogrupo el que ponía en jaque que éstos estaban a salvo, hoy llegan desmentidos, la dimisión del presidente del Banco Central de Chipre por estar en desacuerdo con las medidas y las declaraciones de Bruselas admitiendo que los grandes depósitos de la Eurozona podrán asumir quitas en futuros rescates. ¿Efecto? Desconfianza es poco. Lo cierto es que los mercados reaccionaron y fueron de más a menos –y mucho menos – durante toda la sesión.

Sin embargo, fue uno de los grandes valores (y no banco) el que protagonizó el descalabro de la bolsa nacional. Telefónica, que hoy colocó entre inversores institucionales en torno a un 1.97% de su capital por un total de 975 millones de euros, se vio fuertemente asediada por las órdenes vendedoras y cerró en los 10.68 euros tras una penalización del 4.9%. La compañía, que realizó esta operación para reducir deuda, colocó el capital a un precio de 10.80 euros.

A pocos pasos,BBVA  sufrió pérdidas del 3.3% que le llevaron hasta los 6.80 euros mientras que Banco Popular cedió un 2.7% y cerró en los 0.5930. Abengoa e Iberdrola recortaron más de dos puntos porcentuales, con lo que mañana comenzarán a cotizar desde los 1.99 euros y los 3.71 euros, respectivamente. Y, ahora sí, el resto de la banca. Santander perdió un 2.33% - hasta los 5.28 euros – Sabadell marcó en los 1.45 euros su último preico mientras que  Caixabank retrocedió un 1.8%  (hasta los 2.65) con  Bankinter  perdiendo un 0.7%, hasta los 3.95 euros en su último precio.

En positivo se salvaron valores del orden de BME, que escaló más de medio punto porcentual, lo que llevó hasta los 19.20euros.  Enagás subió un 0.5% , hasta los 18.20 euros mientras que el líder de la sesión fue Inditex que, al ritmo del 0.69%, marcó en los 101.60 euros su último precio.