El Ibex-35 terminó la jornada en rojo con una caída del 0,99% hasta 13.593,40 puntos en una sesión volátil en la que el índice español se alimentó, una vez más, de las vibraciones “negativas” de la bolsa norteamericana, que está conociendo resultados empresariales que no acaban de convencer a los inversores. Con los principales blue chips en negativo, el mayor lastre para el selectivo del continuo español fue hoy la aerolínea Iberia, -que cedió un 4,85%- después de que Morgan Stanley le bajara su precio objetivo hasta 1 euro. Nadó contracorriente Grifols que se revalorizó un 1,62%. Ventas generalizadas en el resto de plazas bursátiles europeas, en una jornada en la que el euro batió hoy un récord al superar los 1,60 dólares por las expectativas de que aumente la inflación, que han disparado también el precio del petróleo. En el mercado de materias primas, el barril tipo brent llegó a colocarse por encima de los 115 dólares mientras que en el mercado de deuda, el bono nacional a 10 años mostró un rendimiento del 4,44%.
El selectivo del continuo español terminó el día en negativo, con una caída del 0,99% hasta 13.593,40 puntosm, con las palabras del vicepresidente Solbes como telón de fondo. Los inversores son conscientes de que el Gobierno va a revisar "muy pronto" su previsión de crecimiento económico y, además, ha aventurado que la tasa de paro podría alcanzar el 10%. Los blue chips cayeron en su conjunto. Así, la operadora Telefónica -que es la compañía de telecomunicaciones más sólida del mercado europeo por la diversificación global de su negocio, entre otras cosas por su posición aventajada en Latinoamérica, según los analistas – se dejó un 0,75%. Los dos grandes bancos, Santander y BBVA cedieron en torno al 0,9%. La petroquímica Repsol perdió un 0,39% y, bastante más retrocedió Iberdrola que cayó un 1,78%. La peor del día, Iberia que recortó un abultado 4,85%, después de que Morgan Stanley le rebajara su precio objetivo hasta un euro –ahora mismo está en 2,55- y, en un día en el que se reubnió su consejo de administración, de forma extraordinaria, en Barcelona. La aerolínea planea que Spanair se mantenga en la Star Alliance, si finalmente se hace con la aerolínea propiedad de la escandinava SAS, aunque también prevé que trabaje con la alianza Oneworld (en la que está Iberia). Por otro lado, propondrá el pago de un dividendo de 0,17 euros brutos por acción con cargo a 2007 a partir del 30 de junio. Le siguió en el ranking de los descensos Sacyr Vallehermoso , que cedió un 2,83%, en una sesión en la que anunció la venta de la participación del 33,3% que tenía en el capital social de Eiffage, constructora gala de la que era primer accionista, con lo que ha ingresado los 1.920 millones en que se acordó la operación, según ha informado el grupo. Gráfico Ibex