El selectivo español mantiene las ganancias en la media sesión, con lo que logra mantenerse por encima de los 9.700 puntos, con la atención en ACS y Abertis, mientras que Mediaset lidera las subidas del indicador. La mayoría del bolsas europeas se apuntas avances con el impulso de EEUU tras el dato de empleo del viernes, con el euro congelado en los 1,23 dólares.

En la media sesión, el Ibex 35 sube un 0,55%, hasta los 9.739,1 puntos y se “mantiene por encima de su nivel de resistencia R1 localizado en 9.738,9 puntos, con el nivel de punto pivote en 9.682,9 y la siguiente resistencia localizada en 9.768,8 puntos, que en caso de superar cerrando un vela de 30 minutos por encima de dicho nivel, ampliarían las probabilidades de mayores alzas hasta los 9.821,5 puntos”, explica el analista de IG, Sergio Ávila.

Dentro del indicador, Mediasetlidera las subidas al avanzar un 2,88%, por delante de Gas Natural y de Mapfre, que se revalorizan un 1,76% y un 1,51%, respectivamente.

En el lado de las pérdidas, destaca la de ACS, que se deja un 0,53% cortando su racha alcista, después de conocer la noticia de que la empresa presidida por Florentino Pérez negocia con Atlantia limitar a 18,36 euros la OPA por Abertis y ven próximo un principio de acuerdo esta semana. Por su parte, la concesionaria española sube un 0,21%.

Otros tres valores registran descensos:Indra (0,25%) Dia (0,21%) y Red Eléctrica(0,09%).

Así, todos los bancos del Ibex se apuntan subidas. Banco Sabadell sube un 0,12%; Banco Santander, un 0,57%; Bankia, un 0,41%; Bankinter, un 0,55%; BBVA, un 0,21% y CaixaBank, un 0,73%.

En cuanto al resto de blue chips, Repsol sube un 0,08%; Telefónica, un 0,26% eIberdrola un 0,99%.

En elMercado Continuo, estacan las subidas de Audax, del 16,15% y de Oryzon Genomics, del 11,54%. El mayor descenso es el de Adolfo Domínguez, que retrocede un 3,03%.

Las bolsas del Viejo Continente mantienen las ganancias en la media sesión, salvo Londres, que cede un 0,02%; mientras que Fráncofrt sube un 0,72%; París, un 0,21%, y Milán, un 0,87%. El Euro Stoxx 50 avanza un 0,65%.

En Europa, la atención se centra en las utilities alemanas E.On y RWE tras haber llegado a un acuerdo durante el fin de semana para llevar a cabo un intercambio de activos valorado en unos 20.000 millones de euros que supondrá una profunda reestructuración del sector energético germano, incluyendo el traspaso de la propiedad del 76,8% de Innogy, filial de renovables de RWE, a su competidora, que lanzará una OPA sobre el resto de la compañía en poder de accionistas minoritarios.

Por otro lado, los tipos de interés de la zona euro seguirán en "niveles muy bajos" a corto plazo,  ha dicho hoy el miembro del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo Benoit Coeure. "Tenemos muy claro que los tipos de interés a corto plazo, los que controla el banco central, seguirán en niveles muy bajos, bastante más allá del horizonte de nuestra compra de activos", dijo Coeure a la emisora francesa BFM Business. La semana pasada, el BCE retiró su promesa de incrementar la compra de bonos si fuera necesario, dando otro pequeño paso hacia la retirada del programa de estímulo en la economía de la eurozona.

En la media sesión, el euro se fortalece levemente frente al dólar y se intercambia a 1,231 billetes verdes, mientras que en el mercado de materias primas el precio del petróleo Brent ceden un 0,79%, hasta los 65,09 dólares por barril.

En una jornada de escasas referencias macroeconómicas, los expertos de Bankinter consideran que “puede que estemos regresando hacia otra especie de fase dulce para el mercado, con bonos estabilizados, yen de nuevo depreciándose, euro más bien apreciado pero no demasiado y bolsas laterales o tendentes a rebotar modestamente si las circunstancias se lo permiten”.

Apuntan a dos circunstancias esta semana el nivel de miedo al proteccionismo y, a muy corto plazo (mañana), la inflación americana. “Lo mejor para el mercado y especialmente para las bolsas sería una inflación americana que repitiera en +2,1% en lugar de repuntar la décima que se espera y que, además, los otros dos indicadores salieran más bien flojos”.

Asimismo, añaden que “esto contendría el temor a que la inflación repunte, lo cual a su vez tranquilizaría a unas bolsas extremadamente pendientes del ritmo que marque la Fed. Un repunte de la inflación, como se espera, llevaría a pensar que más probablemente la Fed aplicará cuatro subidas este año en lugar de las tres generalmente descontadas y eso podría las cosas algo más difíciles para las bolsas”.

Por su parte, los analistas de Renta 4 reiteran que “tras las caídas, las valoraciones de las bolsas recuperan atractivo. La clave para determinar si estamos ya ante niveles atractivos de compra reside en que no se traslade la corrección de los activos financieros a la economía real”.