El índice de referencia de la bolsa española rebota tras las caídas coyunturales de la jornada de ayer con un avance del 0,16% hasta los 11.114 puntos. La pasada jornada se produjo una recogida de beneficios tras la victoria de Emmanuel Macron en las elecciones de Francia, pero hoy se vuelve a recuperar el tono comprador. Europa ahora tiene catalizadores positivos para mantener la senda de crecimiento en los mercados. La incertidumbre política se queda al margen temporalmente.

Si ayer se puso de manifiesto una recogida de ganancias tras el resultado de los comicios franceses, después del rally de la semana anterior que ya había descontado su triunfo, ahora se vuelve a retomar el camino comprador y las principales plazas europeas amanecen con revalorizaciones. Es el caso también del Ibex 35 que después de haber perdido la cota de los 11.100 puntos los ha recuperado con entereza.

Según José Luis Cárpatos, analista independiente, a la toma de beneficios de ayer “no hay que darle demasiado importancia porque la tendencia alcista en los índices de Europa es indiscutible”. No hay paliativos y es muy fuerte. Cuando tenga correcciones no debería ser por nada especial, sino respuesta a la verticalidad que han tenido los últimos movimientos.

Lo que ha pasado en Francia está claro que es positivo para los mercados y otra cosa es la capacidad de Macron para gobernar el país. Recordemos que no cuenta con el respaldo de un partido detrás y las elecciones legislativas se celebran el próximo mes de junio, por lo que ahora debe durante estos meses crear un partido que sea capaz de ganar las elecciones. Eso las bolsas también lo están teniendo en cuenta.

Y ese es el camino que debieran seguir los índices más importantes del Viejo Continente. Ayer Vincent Durel, gestor de Fidelity de renta variable francesa, apuntaba que los beneficios de las empresas francesas “podrían recibir un empujón del 10% con las medidas económicas de Macron, que incluyen nuevas bajadas de impuestos y un plan para convertir la rebaja temporal actual de las cargas sociales en permanente”. Por eso podría haber un efecto contagio en los mercados y a otras bolsas subyacentes, como la española o la alemana.

Otros factores a tener en cuenta los encontramos con el dato muy bueno de producción industrial en Alemania, claramente por encima de previsiones, y ya despuntan algunos buenos resultados como los de Adecco y Comerzbank. Hay que recordar que en Europa sí hay presencia clara de mucho dinero de manos fuertes. 

Además, la patata caliente ahora pasa a los bancos centrales, en especial al Banco Central Europeo. Las decisiones que ha de marcar a partir de ahora puede desarrollar el devenir de los mercados para las próximas  citas. La institución monetaria podría modificar su discurso dovish que había tenido hasta ahora al haberse despejado las incertidumbres en el terreno de la política.

El próximo mes de diciembre expira el programa de compras de 60.000 millones de euros, que podría seguir reduciendo hasta quedarse a cero. Ahora se está descontando precisamente eso, que el BCE modifique sus medidas y esa es la razón por la que el euro ha empezado a fortalecerse y por la que la mayoría de los analistas ve ahora una apreciación con respecto a las divisas más importantes, en especial al dólar.

También cabe recordar que estamos en plena campaña de presentación de resultados del primer trimestre del año. Hoy ha sido el turno de Endesa que ha logrado un beneficio de 253 millones de euros, mientras que sus ingresos avanzaron un 7%, con respecto al mismo periodo del año anterior. Estas cuentas se han tomado de manera negativa por el descenso de sus ganancias y es la que cierra la tabla de acciones del Ibex 35 con una caída del punto porcentual.

En la parte alta nos encontramos con Amadeus, Meliá Hotels o Banco Popular, que avanzan en torno al punto porcentual. Además, los blue chips también se encuentran en verde. En especial, Banco Santander y BBVA se revalorizan sobre el 0,30%

En el mercado continuo…

Reig Jofre cerró los primeros tres meses de 2017 con una cifra de negocios de 43,74 millones de euros, frente a 42,41 millones de euros en el primer trimestre del ejercicio anterior, un crecimiento del 3,1%.

También, Prosegur registró un beneficio neto atribuible a su actividad de 53 millones de euros en el primer trimestre de 2017. Esta cifra representa un incremento del 11,8% comparado con el mismo periodo del ejercicio anterior.