El selectivo español iniciaba la sesión con buena cara, pero sus números no han tardado en teñirse de rojo ante la imposibilidad de superar las caídas del sector bancario. El Ibex 35 cede un 0,07% hasta los 10.724 puntos. En el mercado de divisas el euro sube a los 1,41 dólares y, en el mercado de materias primas el barril de Brent cotiza en los 115 dólares.

Las compañías de energías limpias son las más premiadas en este inicio de sesión, recibiendo un espaldarazo por parte del debate nuclear. Así pues, Abengoa, empresa que se acaba de adjudicar un proyecto de tratamiento de aguas residuales en Rumanía por 20 millones, gana un 1%, seguida de Gamesa (0,85%) y Repsol (0,93%). Sólo hay un valor ajeno a este sector que supera estas subidas, Sacyr, que suma un 1,35%.

Pero también hay una energética que se descuelga, Acciona, que cae a los más bajo (2,11%), acompañada de Telecinco (1,63%) e Inditex (1,21%), que desciende por el efecto dominó de su homóloga H&M. la compañía textil sueca presentó unas cuentas del primer trimestre por debajo de lo esperado debido a los costes del algodón.

En el sector bancario, las cosas se complican por el aumento de la prima de riesgo del bono portugués y por la incertidumbre que ha despertado la petición de rescate de CAM. La Caja de Ahorros del Mediterráneo, tras ser expulsada de la fusión de Banco Base, ha pedido al Gobierno ser nacionalizada para llegar al core capital del 8% exigido. Así pues, BBVA cede un 0,09%, Banco Santander un 0,06%, Banco Popular un 0,02%, Sabadell un 0,32% y Bankinter un 0,34%.

En el grupo de los blue chips, Iberdrola sube un 0,23% después de colocar una emisión de bonos de 750 millones de euros a seis años y con un cupón del 4,625%.

En el Mercado Continuo…
Reyal Urbis
(6,56%), Tubos Reunidos (4,09%) y Montebalito (3,09%) encabezan las subidas. De hecho, Tubos Reunidos es recomendación de compra esta mañana para Renta 4.

Al otro lado, Ercros (2,80%),  Azkoyen (2,14%) y Telecinco (2,06%).

Cabe destacar la subida del 0,11% de IAG, valor que mañana dará el salto a primera fila, al Ibex 35, y la suspensión de cotización de CAM cuando llegaba a los 6,31 euros.