La renta variable española estrena la semana en la misma dirección en la que termino la última: la de los descensos. El Ibex 35 prosigue su tendencia a la baja con caídas del 0,61 por ciento hasta los 13.199 puntos. El retroceso de más del 2 por ciento de Wall Street de la última jornada y el cierre a la baja del Nikkei japonés invitan a las ventas y las malas cifras de Philips en el primer trimestre ahondan en esa línea. La jornada comienza con una inmobiliaria suspendida de cotización por la CNMV: AISA en riesgo de concurso de acreedores y con el resto de plazas europeas en negativo. Mientras, el cambio euro-dólar alcanza las 1,5761 unidades y, en los mercado de materias primas, los futuros del crudo ligero estadounidense se pagan a 110,10 dólares el barril, mientras que los de la onza de oro cotiza a 923,5 dólares.
Sigue la vuelta atrás. Las dudas parece que vuelven a ganar el pulso y los indicadores se rinden ante la presión vendedora de los inversores. La bolsa parece enfriarse, al igual que la percepción que los expertos tienen del mercado y los datos no hacen sino corroborarlo. A la decepción del viernes de las cuentas de General Electric se unen este lunes las cifras de Philips, que registran un descenso del beneficio del 75 por ciento en el primer trimestre del ejercicio. Las ventas – que se han elevado un 0,5 por ciento- también están por debajo de lo previsto. Sin embargo, Danone ha logrado aumentar sus ventas en el primer trimestre un 11,4 por ciento en plena desaceleración económica. Con estas referencias mixtas, las malas noticias se imponen y propician nuevos retrocesos, con los pesos pesados tirando a la baja de los indicadores. Sacyr Vallehermoso es la compañía más bajista en la apertura del mercado español. Se dejan sus títulos un 1,6 por ciento y se ve seguida de cerca por Gamesa, al recortar un 1,5 por ciento. BME e Iberia -que esta jornada publica tráfico de pasajeros- ceden más de un 1 por ciento. Entre los pesos pesados, los descensos más abultados son para Santander (-0,8 por ciento), BBVA cede un 0,78 por ciento, mientras que Telefónica -cuyo presidente ha comprado opciones sobre dos millones de acciones de la compañía a 30 euros cada una- baja un 0,54 por ciento. Por su parte, Iberdrola, que mañana celebra Junta de Accionistas en Bilbao, baja un 0,85 por ciento. Su presidente, Ignacio Sánchez Galán, aprovechará la cita para defender la independencia de la compañía, en medio de rumores de una posible fusión entre la eléctrica y Gas Natural. En negativo se mueve también Acciona al ceder un 0,4 por ciento, tras publicarse que planea aliarse con Endesa para disputar el mercado del agua. La división de medioambiente del grupo de la familia Entrecanales se ha convertido en un pilar de su estrategia de crecimiento. Con una inversión –como mínimo- de 500 millones en los próximos años. Escasas compañías al alza en el Ibex 35 Por el lado de las alzas, apenas un puñado de compañías logran escapar de la tendencia bajista generalizada dentro del selectivo del continuo. Los avances más abultados son para Telecinco, del 0,3 por ciento, en línea con lo que avanza Repsol YPF, después de que la firma China National Petroleum haya expresado su interés por algunos activos de la petrolera hispano-argentina. El año pasado la empresa abandonó un plan de compra de activos argentinos en Repsol YPF, valorados en 20.000 millones de dólares. De forma casi inapreciable sube , mientras que Acerinox se mantiene plana ( en los 17,36 euros), después de que Goldman Sachs haya incluido a la compañía de acero inoxidable dentro del grupo de acciones recomendadas para la venta.