El Fondo Monetario Internacional (FMI) considera "particularmente urgente" que Estados Unidos ponga en marcha una "trayectoria fiscal sostenible" en el medio plazo.


Y de esta forma disipar así "el riesgo de fluctuaciones de los mercados de bonos que podría provocar la desestabilización internacional", aclararon.

“Las grandes necesidades de financiación soberana ejercerán una presión al alza sobre las tasas de interés”, tal y como se extrae de la última edición del informe “Perspectivas económicas mundiales”.De esta forma, se producirá una desaceleración en la recuperación del sector privado y se reducirá el producto potencial. "Esto podría causar aumentos abruptos de los tipos de interés en Estados Unidos capaces de desestabilizar los mercados internacionales de bonos, con efectos particularmente perjudiciales para las economías de mercados emergentes”, puntualizaron.

Las medidas monetarias acomodaticias junto con otras que procuren mejorar la solidez fiscal, son para el Fondo, “la combinación de políticas indicada” para Estados Unidos.