El Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó hoy el desembolso del tercer paquete, por valor de 360 millones de euros, de un crédito a Serbia destinado al mantenimiento de la estabilidad macroeconómica del país durante la crisis económica, según informaron los medios de comunicación serbios.
Serbia ha tenido que cumplir toda una serie de medidas de ahorro para poder acceder a ayudas del FMI, como la congelación de las pensiones, de los sueldos en el sector público, la reducción de los gastos en la Administración y la reforma del sistema de pensiones.