El fiscal ha rebajado hoy de nueve a tres años y medio su petición de cárcel para los ex altos directivos de Banesto Alfredo Sáenz y Miguel Ángel Calama y para el abogado Rafael Jiménez de Parga, por interponer una querella falsa a unos empresarios, y ha retirado la acusación contra José Miguel Merodio. En la Audiencia de Barcelona ha quedado hoy visto para sentencia el juicio que se ha seguido contra los ex altos directivos de Banesto y el abogado externo, acusados finalmente por el fiscal de un delito continuado de acusación y denuncia falsa -y no cuatro como hacía al inicio del juicio- y otro delito continuado de estafa procesal en grado de tentativa. Esta sustancial modificación en su escrito de acusaciones ha comportado que el fiscal haya retirado los cargos contra el ex director general de la entidad, José Ángel Merodio, al considerar que cuando entró en Banesto la querella ya estaba en marcha y no pudo hacer nada para evitarlo.