El dólar seguía cayendo hoy y el euro se situaba de nuevo por encima de los 1,34 dólares, nivel que no tocaba desde hace 10 días, a medida que el mercado comienza a abandonar la idea de una subida de los tipos de interés tras la moderación de la inflación que mostraba el IPC publicado el viernes en EEUU. Aunque el dato general de inflación mostraba un importante repunte de los precios, la debilidad del indicador subyacente ha llevado a los inversores a cuestionar la creencia de que la Reserva Federal no sólo no va a bajar el precio del dinero sino que podría plantearse subirlo. 'La Fed continúa estando obsesionada con los riesgos de inflación, pero la desaceleración de la inflación hace que sea más difícil mantener esa visión, dice Mitul Kotecha, de Calyon.