Además, ha tocado su mínimo en diez años frente al yen en el mercado de divisas de Tokio, donde perdió la barrera de las 105 unidades y se llegó a intercambiar temporalmente por 104,27 yenes.

En la evolución de la divisa pesan también todavía las palabras del presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean Claude Trichet, quien este jueves enfrió la posibilidad de subidas de tipos en el futuro.