El Euribor, el principal indicador para el cálculo de hipotecas, ha marcado hoy el 5,369%, el nivel más bajo del mes, pese a lo cual, a un día de que concluya julio, la media mensual del 5,39 supera el máximo histórico de junio. El Euribor suele subir cuando los mercados prevén que el Banco Central europeo (BCE) puede subir los tipos de interés en la Eurozona, lo que ocurrió el pasado 3 de julio, cuando el regulador europeo elevó la tasa del 4 al 4,25%. Tras la decisión del BCE, los mercados dedujeron que la referencia de su presidente, Jean-Claude Trichet, al control de la inflación y de los precios no implicaba una nueva subida este año.
En los últimos meses el indicador, según la mayoría de los analistas consultados por EFE, está "distorsionado" por la falta de liquidez del mercado interbancario y la crisis de confianza entre entidades provocada tras el estallido, el pasado verano, de la crisis de las hipotecas "subprime" o de alto riesgo en Estados Unidos. En todo caso, los analistas y expertos señalan que el mercado ha descontado ya una posible nueva subida de tipos en la Eurozona, que la mayoría no considera probable.