El Estado registró un déficit de 19.543 millones de euros hasta mayo, en términos de Contabilidad Nacional, el 1,78% del PIB, frente al superávit de 2.957 millones de euros del mismo periodo del año anterior, según los datos ofrecidos por el secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña.
Este resultado fue consecuencia de unos pagos que se situaron en 64.901 millones de euros, un 13% más, mientras que los ingresos sumaron 45.358 millones de euros, lo que supone una caída del 24,9%. 

En términos de caja, que computa los ingresos y gastos que efectivamente se han realizado durante el periodo, el Estado alcanzó un déficit de 19.102 millones de euros, frente al superávit de 3.185 millones registrado entre enero y mayo del 2008.

Por su parte, la recaudación neta ascendió a 69.482 millones de euros, un 15,7% menos. Los impuestos directos sumaron 34.276 millones, lo que supone un descenso del 15,3%, mientras que los indirectos alcanzaron los 27.185 millones, un 23,6% menos. Según Ocaña, las medidas fiscales puestas en marcha representan la mitad del déficit.

Durante su intervención, el secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos aseguró que los datos de mayo confirman la tendencia marcada en el primer cuatrimestre del año y que son consecuencia de la negativa evolución de los ingresos por la crisis y del esfuerzo fiscal que ha llevado a cabo el Ejecutivo para hacer frente al ajuste.

Ocaña recordó además que el Gobierno no suele hacer previsiones de cierre del año sobre déficit, pero que este año el entorno "volátil y cambiante" ha obligado el Gobierno a hacer unas estimaciones que, de cara al 2009, apuntan a un déficit del Estado del 8,1%.