Alemania ha revisado fuertemente al alza este viernes su previsión de crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) alemán en 2011, a 3,1%, frente a una anterior proyección de 2%.

Al mismo tiempo, el Bundesbank espera una expansión de 1,8% para el año que viene. Y advierte que si el crecimiento observado supera los niveles previstos, habría un riesgo claro de sobrecalentamiento.

Prevé que la inflación se mantenga en niveles del 2,5% este año.

La autoridad monetaria alemana espera también más recortes en la tasa de desempleo, desde el 7% previsto para este año hasta hasta el 6,5% para el próximo ejercicio.