El presidente del Banco Mundial (BM), Robert B. Zoellick, apostó hoy por un "ambicioso programa de reforma" de la institución que otorgue más voz a los países en desarrollo, ya que se han producido numerosos cambios geopolíticos desde que se creó la entidad. Concretamente, Zoellick recordó que cuando se estableció el BM, en 1944, el mundo "era muy diferente al de ahora" y la institución se formó con 44 miembros, mientras que ahora cuenta con 186. Entonces, señaló, muchos de los países en vías de desarrollo eran en su mayoría colonias. Ahora, la situación geopolítica ha cambiado. "Estos países son ahora una nueva fuente de crecimiento económico potencial que podría conducir a una economía mundial más equilibrada", señaló Zoellick.