El Banco Central de Suiza no tiene ningún límite a partir del cual intervendría en los mercados de divisas para prevenir que el franco suba respecto al euro, dijo el jueves Thomas Jordan, miembro del consejo rector del banco central. Los operadores especulan frecuentemente con que existe ese límite, y lo fijan entre 1,50 y 1,51 francos suizos por euro. El cruce está actualmente en 1,5060 francos por euro.  El objetivo del banco central suizo de comprar de divisas es evitar una apreciación del franco suizo frente al euro y poder mantener así su posición de moneda refugio, añadió Jordan.