El índice abre la sesión con un amplio hueco de apertura y comienza a perder el mínimo de la sesión anterior situado en 2.652.

Con este movimiento el precio engulle más del 61,8% del retroceso de Fibonacci del rebote al alza desarrollado la semana pasada y apunta a que la tendencia bajista de fondo continúa su curso. En este contexto consideramos que si el precio consolida a cierre horario por debajo del mínimo de ayer 2.552 podríamos asistir a un testeo de la zona de mínimos anuales comprendida entre 2.617 y 2.608.

Para esa operación un stop que aportaría un binomio rentabilidad / riesgo aceptable sería por encima de 2.674, banda inferior del hueco de apertura de hoy. Para la apertura de posiciones largas exigiríamos un cambio en la dinámica actual que vendría con un cierre superior al máximo de ayer, 2.697, que confirma la ruptura de la directriz bajista de corto plazo trazada en el gráfico.


DJ Eurostoxx50 en gráfico diario