El banco belga Dexia propondrá a la asamblea extraordinaria de accionistas del próximo 12 de mayo aprobar una ampliación de capital por 350 millones de euros para repartir nuevos títulos entre sus accionistas, como consecuencia del buen resultado obtenido durante el ejercicio 2009. Dexia cerró el año pasado con un beneficio de un millón de euros, frente a las pérdidas de 3,3 millones de euros de 2008. Las nuevas acciones serán ordinarias y tendrán derecho los mismos derechos para el accionista que el resto de títulos que ya forman parte del capital del banco, entre ellos, derecho a percibir dividendo.