Si bien la vuelta de vacaciones no se completará hasta el próximo martes día 6 de Septiembre, un buen número de operadores ya están delante de sus pantallas de nuevo para afrontar este último tramo del año que se prevé, cuanto menos, movidito.
El Euro ha mantenido un movimiento lateral durante este verano, lo que nos indica que algo fuerte se está cociendo entre bastidores, y del que muy pronto sabremos, a tenor de los movimientos de los últimos días. Si nos fijamos en el gráfico adjunto, vemos que la línea bajista que se había dibujado a primeros de verano se perforó a finales de Julio, confirmándose dicha ruptura a primeros de Agosto. No obstante, la acción de precios de estos últimos días ha puesto los precios por debajo de dicha línea, por lo que debemos prestar mucha atención ante una posible ruptura en falso que lleve consigo la perforación del soporte situado en los 1.4150-1.4100, que de perderse podría acarrear muy fuertes ventas y porqué no, el inicio de un tramo bajista más pronunciado.



Al margen del Euro, la moneda que ha estado en boca de todos aquellos que se quedaron frente a sus pantallas en este impás de verano ha sido el Franco Suizo (CHF). Si bien parece que la fiesta ya se ha terminado, no debemos debjar pasar la ocasión para voler a recordar que lo vivido con esta moneda en los últimos meses, y ya no sólo desde el punto de vista técnico, es una auténtica aberración sin sentido más propia de movimientos con divisas ilíquidas que con una de las grandes monedas del mundo.

En fin, supongo que para aquellos a los que les gusta repetir el mantra de “la tendencia es tu amiga”, se habrán forrado con el esperpéntico espectáculo de subida de la moneda suiza; para los que hemos vivido el mercado de cerca durante más de diez años, y habiendo visto aberraciones anteriores, esto nos parece un festival sin parangón, del que espero los últimos partípies hayan abandonado ya la sala.