Daimler ha anunciado que recortará 2.300 empleos de la filial japonesa de camiones Fuso hasta finales de 2010 y reducirá la cartera de productos un 50% debido a la caída del mercado en el país. "El mercado japonés de vehículos comerciales está experimentando una tendencia bajista a largo plazo con el potencial de crecimiento pasando a las economías en vías de desarrollo", indicó en un comunicado el mayor fabricante mundial de vehículos comerciales. La reestructuración de Fuso por Daimler costará EUR260 millones y propiciará una mejora de los beneficios de 760 millones de euros en 2011.