El saldo del crédito concedido a la clientela por la banca española se elevó a 777.373 millones al concluir el pasado mes de febrero, con un crecimiento del 14,27% febrero respecto al mismo período del año anterior, según datos de la patronal Asociación Española de Banca (AEB). Este ritmo, según expertos consultados, confirma la evolución descendente de esta partida del balance de los bancos por la crisis surgida por la deuda hipotecaria de alto riesgo estadounidense y la consiguiente desaceleración de la economía, así como por el aumento de la morosidad, ya que el crédito se ha reducido cerca de la mitad respecto a febrero de 2007, cuando crecía el 22,45%. Por su parte, el saldo de los depósitos de clientes gestionados por la banca también siguió reduciendo su crecimiento a pesar de las múltiples y competitivas ofertas que presenta el sector, ya que los 601.521 millones administrados implicaban un aumento del 8,08% respecto a febrero del año anterior. En los doce últimos meses, debido a las pérdidas de los mercados financieros y a su incidencia en los fondos de inversión, así como por el aumento del coste de la vida, el porcentaje de incremento de los depósitos ha menguado casi dos tercios, ya que en febrero de 2007 aumentaba el 22,66%.