Credit Suisse Group informó hoy de un beneficio neto atribuible de 683 millones de francos suizos (562,6 millones de euros) en el tercer trimestre, un retroceso del 11% con respecto al segundo trimestre del año, pero una mejora del 12% frente el mismo periodo de 2010.

En un comunicado, el grupo indicó que entre julio y septiembre obtuvo unos ingresos antes de impuestos de 1.036 millones de francos y nuevos activos netos por valor de 7.400 millones de francos.

Entre enero y septiembre, los ingresos antes de impuestos ascendieron a 3.747 millones de francos, el beneficio neto atribuido a los accionistas a 2.590 millones de francos y los nuevos activos netos se incrementaron hasta los 40.500 millones de francos.

El banco destacó su "fuerte posición de capital" con un ratio tier 1 del 17,7% y señaló que los depósitos de los clientes siguen siendo la principal fuente de financiación del grupo, con un crecimiento de 15.000 millones, hasta los 278.000 millones.