La fiscalía de la ciudad alemana de Düsseldorf y el instituto crediticio Credit Suisse han llegado a un acuerdo para que el banco suizo pague una multa de 150 millones de euros para evitar un proceso por fraude fiscal.

El acuerdo pone fin "a un proceso jurídico largo y complejo", indicó el Credit Suisse en un comunicado. El monto será contabilizado en los débitos del tercer trimestre, precisó.

El arreglo permitirá además poner fin a las investigaciones lanzadas por la fiscalía de Duesseldorf contra colaboradores del Credit Suisse en Alemania sospechados de haber ayudado a ciudadanos alemanes a evadir impuestos.

El segundo banco de Suiza expresó además su determinación a seguir con su estrategia de "adquirir y administrar exclusivamente bienes conformes a las leyes y disposiciones vigentes".

En marzo de 2010, la fiscalía de Duesseldorf había anunciado la apertura de una investigación contra 1.100 clientes del Credit Suisse sospechados de fraude fiscal en Alemania y contra funcionarios del banco suizo en ese país.