Credit Suisse obtuvo un beneficio neto atribuible a los accionistas de 2.055 millones de francos suizos (1.434,3 millones de euros) en el primer trimestre del año, lo que supone un 2% más que en igual periodo de 2009, informó hoy la entidad.
En comparación con el último trimestre de 2009, las ganancias obtenidas por Credit Suisse en el periodo enero-marzo de este año han aumentado un 159%, desde los 793 millones de francos suizos (553 millones de euros) de los tres últimos meses del ejercicio pasado a un total de 2.055 millones (1.434,3 millones de euros) en los tres primeros meses del año en curso.

Los ingresos netos de la compañía suiza alcanzaron los 8.961 millones de francos suizos (6.253,7 millones de euros) en el primer trimestre, un 6% menos que en igual periodo de 2009 y un 37% más que en los últimos tres meses del año pasado.

La rentabilidad de los fondos propios atribuible a los accionistas se situó en el 22,3%, frente al 22,6% del primer trimestre de 2009, en tanto que los beneficios diluidos por acción ascendieron a 1,63 francos suizos (1,13 euros), un 3% más que en igual periodo del año pasado.

En el primer trimestre, la provisión para pérdidas crediticias de Credit Suisse fue negativa en 50 millones de francos suizos (34,9 millones de euros), frente a la cifra positiva de 183 millones de francos (127,7 millones de euros) del mismo periodo del año pasado.

Los gastos totales de explotación de la entidad suiza se situaron en 6.077 millones de francos (4.241,5 millones de euros) en el primer trimestre, un 4% menos que en el mismo periodo de 2009.

El consejero delegado de Credit Suisse, Brady W. Dougan, destacó que la compañía ha demostrado que su estrategia de enfoque a los clientes y de eficiencia de capital y su modelo de negocio de reducción del riesgo son capaces de generar ingresos "estables y de alta calidad".