El mayor banco minorista de Francia, Credit Agricole, mantuvo el martes su postura cautelosa sobre la economía global a pesar de un reciente rebote en los mercados mundiales liderado por la esperanza de que se alivia la crisis financiera. La semana pasada, Agricole  reportó una caída del 77 por ciento durante el primer trimestre, una cifra peor a la esperada. La caída en sus negocios de banca de inversión y en divisiones de banca minorista estuvieron detrás de esas cifras.  Al comienzo del 2009, Agricole y su rival Societe Generale anunciaron una fusión de sus negocios de administración de fondos. La nueva compañía resultante de la unión pertenecerá en un 70 por ciento de Agricole.