Colonial ha protagonizado fuertes caídas en las últimas dos semanas por la incertidumbre que rodea su futuro inmediato cuando los principales accionistas están abandonando su gestión al tiempo que admiten que se están produciendo reducciones de posiciones y se especula con los próximas operaciones de la empresa para reducir su deuda. Colonial tiene que vender el 24% de SFL por imperativo de la normativa legal francesa, pero cuenta con esta desinversión para atender el pago de 900 millones de euros de deuda programado para 2009 con los bancos que le financian (Royal Bank of Scotland, Calyon, Eurohypo y Goldman Sachs).La inmobiliaria de la que Luis Portillo es primer accionista está incluso dispuesto a vender hasta un 33% de esta patrimonialista gala, y quedarse con el 51% de su capital, en caso de que sea necesario, según explicó la pasada semana el nuevo presidente de Colonial, Mariano Miguel.Las ofertas recibidas sobre SFL y las que también han llegado hasta Nozar por la participación del 16,3% que tiene como segundo accionista de Colonial constituyen los factores que hoy animaron la cotización de la inmobiliaria.
Lideró las alzas del IbexColonial repuntó un 5,51% en la sesión de bolsa de hoy, que cerró a 1,34 euros por acción, tras oscilar entre un mínimo y un máximo de 1,22 y 1,37 euros por acción.A cierre de la primera sesión de la semana, Colonial presentó un valor de mercado de 2.192 millones de euros, frente al de unos 13.600 millones en el que valoró sus activos a cierre del tercer trimestre de 2007.Los analistas también achararon el repunte de la inmobiliaria en el mercado a los bajos precios a los que actualmente está cotizando. Además, no descarta nuevos rebotes de la cotización de Colonial en los próximos días. El consenso de analistas fija el precio objetivo de Colonial en 2,47 euros por acción.El presidente de la inmobiliaria insistió la pasada semana que los descensos registrados en bolsa en las últimas semanas no se correspondían con la situación de la empresa y su gestión. Los atribuyó a accionistas que compraron títulos a través de préstamos con entidades financieras y que, ante las dificultades de atender a dichos créditos, provocaron la venta masiva de dichas acciones por parte de los bancos financiadores.