Chrysler podría abandonar la reorganización por quiebra este mismo lunes, tras permanecer apenas un mes acogido a la protección del Capítulo 11 de la ley de quiebras. Se espera que el juez Arthur Gonzalez, del tribunal de quiebras de Manhattan, apruebe la venta el lunes de la mayoría de activos del grupo a su socio Fiat SpA. La salida de Chrysler sería una victoria para el gobierno estadounidense, que ha supervisado el proceso de reestructuración de la compañía y planea llevar a General Motors Corp al tribunal de quiebras el lunes. La nueva Chrysler se llamará Chrysler Group LLC y se transferirá a los nuevos propietarios: los gobiernos estadounidense y canadiense; el fondo fiduciario que cubrirá el coste sanitario de los trabajadores afilialdos jubilados; y Fiat. Algunos de los activos de Chrysler, incluidas varias fábricas que se cerrarán, seguirían en bancarrota un tiempo.