El Banco Popular de China ha anunciado la recompra de bonos por valor de 143.000 millones de yuanes (18.000 millones de euros), en la cuarta operación que lleva a cabo este año para inyectar liquidez en la economía china.

Con la operación de ayer, martes, y las llevadas a cabo en enero, mayo y junio, se han inyectado en el mercado monetario 500.000 millones de yuanes (78.700 millones de dólares, 62.500 millones de euros), una frecuencia sin precedentes con la que Pekín intenta reducir los problemas de falta de crédito, analiza la agencia oficial Xinhua.

pués de la pasada acción de ese tipo tomada por el BPCh el 26 de junio, las Tasas Ofrecidas Interbancarias de Shanghai, que miden el costo para los bancos de pedir prestado entre sí como un barómetro clave de liquidez, fueron más bajas para los préstamos de corto plazo no mayores a los tres meses.

El BPCh reiteró el lunes la política monetaria prudente que continuará aplicando este año y prometió mantener flexible la determinación de la política para enfrentar el crecimiento económico desacelerado.