El gigante asiático no cesa en sus muestras de agotamiento. Ahora es el turno del PMI chino que se desplomó hasta el 50,7% durante el mes julio, dos décimas por debajo del dato del mes anterior y acumula cuatro meses de caídas consecutivas. Lo más preocupante quizás es que se coloca en el la barrera más baja desde hace 29 meses.

El índice, que sólo por encima del 50% muestra crecimiento de la industria nacional, ofreció no obstante mejores resultados que los previstos por los analistas, ya que un estudio del banco HSBC predijo que la cota iba a situarse en el 48,9% el pasado mes, lo que hubiera indicado contracción industrial.

De acuerdo con analistas asociados al Gobierno chino, la cifra de julio muestra que la economía del país asiático "está todavía ajustándose", en un momento de desaceleración después de que Pekín aprobara medidas de estímulo en el bienio 2009-2010 para sortear la crisis financiera global.