El PIB de China crecerá un 8,5% en el tercer trimestre de 2009, manteniendo la tendencia al alza del segundo trimestre, y los precios caerán el 1,3%, destacó un informe del Centro de Información Estatal del que se hizo eco la prensa especializada china. El informe también prevé un aumento y normalización en la concesión de créditos bancarios y advierte que cualquier abrupta reducción de esos préstamos podría traducirse en la detención de muchos proyectos financiados por el Gobierno para hacer frente a la crisis financiera. El informe recomienda al Gobierno chino que continúe su política fiscal pro-activa y también la monetaria, con el fin de evitar que la actual deflación, hasta ahora en niveles moderados, aumente hasta cotas peligrosas para la economía nacional.