Los presidentes de Caja España y Caja Duero, Santos Llamas y Julio Fermoso, respectivamente, coincidieron hoy en asegurar que ponen el contador a cero en el proceso de fusión entre ambas entidades, que arrancará tras el voto unánime favorable de sus respectivos consejos de administración. "Hoy es el primer día de todo lo que queda de vida", añadió Julio Fermoso, que explicó asimismo que el proceso iniciado ayer con el visto bueno de los consejos de administración de Caja España y Caja Duero es un "compromiso de futuro" y un "acto de responsabilidad" ante las actuales dificultades de los mercados económicos y financieros "en los que han caído miles de entidades financieras, posiblemente bien gestionadas, pero que han sido devoradas por una crisis que ha marcado un antes y un después".