Las reservas estadounidenses de crudo bajaron en 4 millones de barriles hasta 289,6 millones en la semana entre el 22 al 28 de diciembre, anunció hoy el Departamento de Energía (DOE).
Las reservas de destilados subieron en 600.000 barriles hasta 127,2 millones, mientras que las de gasolina subieron en 1,9 millones de barriles hasta 207,8 millones. La previsión media de los analistas era de una caída en las reservas de crudo de 3,15 millones de barriles, mientras que se esperaba un repunte de 1,7 millones en el apartado de gasolina y una caída de 250.000 barriles en el de destilados. Tras conocerse estos datos, el crudo ligero de referencia en Nueva York se descontaba 15 centavos hasta 99,47 dólares.