Boeing se ha marcado como objetivo lanzar al mercado nuevos aviones que supongan una reducción del 15% de las emisiones de CO2, como consecuencia de una mejora de su eficiencia, y un ahorro del 25% del uso de combustible para 2020, gracias a la sustitución de la flota por aeronaves de nueva tecnología.